by José Quintero

Diez años hace que el sol pasa

Hará cosa de un par de meses que la diseñadora de mis sueños visitó una de las librerías del Fondo de Cultura Económica y me envió una foto en la que aparece el libro de las 13 Muertes de Buba exhibido en la sección de novedades. Me dio tanto gusto que esbocé media sonrisa; salvé la foto en el escritorio de mi Buba 7 y retomé mis actividades cotidianas.

Tiempo después el tema regresó a la sobremesa. Yo estaba y sigo estando un poco incómodo porque -por falta de pericia administrativa- el precio de nuestros libros se disparó como la chingada al entrar a librerías y este solo hecho empañó mi contento inicial.
La diseñadora de mis cotidianidades ve las cosas desde otro enfoque; me recordó la accidentada travesía que el libro en comento ha recorrido desde su precaria gestación (por allá del 2003) hasta su publicación diez años después. Me recordó las condiciones de absoluta austeridad que han caracterizado a nuestro trabajo editorial e hizo notar que -por sobre todas las consideraciones- nuestros libros se exhiben con la misma dignidad que la pléyade de productos editoriales que cuentan con estructuras económicas y administrativas muy (muy, muy muy) superiores a las nuestras.

Las 13 Muertes es un proyecto ambiguo y de alguna manera retorcido que simula ser un libro para niños pero que sólo puede ser entendido a cabalidad por adultos. La simple ubicación física de un ejemplar de este tipo en una librería debidamente departamentalizada supone ya un reto logístico considerable (¿poesía? ¿Ilustración? ¿Libro de arte? ¿cómic?). Pues bien, el libro terminó siendo exhibido justamente donde le corresponde: en la sección para niños. Así es como lo imaginé hace más de diez años. Ahí es donde se le puede ver todavía en algunos puntos de venta.

Así pues, nuestros dos primeros títulos (Flor de Adrenalina y el mentado 13 Muertes) se exhiben desde hace un par de meses en las librerías más importantes de la Ciudad de México: Ghandi, El Sótano, El Péndulo, Porrúa y las sucursales de El Fondo de Cultura Económica; además de dos de las más importantes tiendas de diseño y art toys: Vértigo y Vinyles Chiles.
En las manos del mercado estamos y a él nos encomendamos.

Mono Barroco: materiales para transformar la realidad

Mientras yo preparaba el tercer café de la mañana, mi mente se encontró con el lema para este proyecto editorial. El lema de la legendaria revista Gallito Cómics era (como recordarán los conocedores) “Materiales para resistir la realidad”. Yo retomo aquella estoica frase cambiando la resistencia por la transformación y ya está.
Reinterpreto el viejo lema no sólo para rendir honores a aquél entrañable proyecto, sino para retomar su experiencia y darle continuidad en el tiempo y el espacio. Así como El Taller del Perro resultó una extensión de la experiencia historietística de El Gallo, confío en que Mono Barroco será ser el resultado de la suma vital de mi paso por ambos proyectos colectivos.
Ya no es suficiente con ofrecer resistencia a los embates de la dura realidad (particularmente de la hiperviolenta realidad mexicana). Es momento de transformarla y transformarnos nosotros mismos en el proceso. Y digo esto a sabiendas de que afirmar tal cosa suena, más que a declaración de intenciones, a bravuconada.

Nota final: apenas ahora me percato de la evidente utilización de animales a manera de tótem o nahual en nuestro imaginario colectivo. Gallos, perros y monos: he ahí la zoología a la que he amparado mi humanidad.

Un paso hacia el vacío

Se bien que no hemos inventando nada y que nos amamos con palabras que otros se dijeron ya. ¿Qué tiene de novedoso o particular la creación de otro sello editorial? ¿Es necesario o plausible apelar al uso del papel cuando la industria editorial misma se precipita en caída libre -es decir, en chinga loca- hacia su debacle? ¿hacen falta más libros en este mundo al que ya no le interesa leer sino procrastinear?
Lo único que sé es que necesito de una estructura que me permita moverme hacia adelante sin pisar en el vacío con los flancos descubiertos y una estructura editorial me sirve perfectamente para esos fines. Necesito hacer equipo, unir fuerzas con gente afín y -definitivamente- no encuentro ya ninguna afinidad o coincidencia con los colegas de mi generación; al menos no para emprender un proyecto común (mi generación: mi frívola, envejecida y degenerada generación).
Así que a falta de pan, tortillas de maíz transgénico. A buscar jóvenes colegas entre las ruinas del sistema educativo y a apoyarme en quienes apuntalan estructuralmente este proyecto (en administración, finanzas, promoción y comercialización) y que -sorprendentemente- entienden mejor la función de la cultura que aquellos que han contagiado sus mentes seniles con el cáncer ideológico que habita a esta civilización moribunda. Demos, pues, un paso en el vacío para comenzar a llenarlo con nuestro propio primer paso.

Suspiro, me persigno, giro sobre mi propio eje, me doy ánimos para encarar lo que sigue… ¡Y basta de retórica barroca!

Quintero
About Quintero
Dibujante autodidacta, domador de historietas, cultor del verso, del ripio y del axioma, artista siempre abismado en las grandes incógnitas del ser humano.

2 Comments

  • Rex
    6:33 AM - 23 May, 2014

    Maestro, siempre me das norte de hacia donde me dirigo y nos dirigimos los que nos aferramos en vida y obra a esto de contar historias con imagenes, no se si se acuerde de mi, cada que miro al clement, le mando los librillos que he ido haciendo, dudo que se los de, seguro se le ha de olvidar.
    pero quiero que sepa, que no me quede en el deslumbramiento adolecente por su obra, si no que segui y poco a poco fui construyendo mi camino, por que “caminante se hace camino al andar”. pero su obra y sus consejos y mentoria siempre la llevo conmigo en cada trazo.
    espero este bien y algun dia, verlo y darle de mi propia mano todos los libros que el clement seguro no le ha dado.
    un abrazo su padawan del norte.

  • planeta
    7:18 PM - 31 July, 2014

    Abrazo de vuelta, mi apreciado y bien ponderado Rex.
    Por acá tengo un par de publicaciones tuyas y de vez en cuando me echo un clavado en tu muro para ver lo que andas haciendo.

    Un gusto saber que mis choros gráficos y verbales hayan servido para algo bueno.

Leave a Comment

%d bloggers like this:
Materiales para transformar la realidad